Las transferencias sociales a menudo se definen como "transferencias corrientes recibidas por los hogares durante el período de referencia de los ingresos destinados a reducir la carga financiera de muchas situaciones o necesidades imprevisibles, realizada a través de sistemas organizados colectivamente o fuera de esos planes por parte de organismos gubernamentales o instituciones sin fines de lucro que prestan servicios a los hogares (ISFLSH) "[1].

Hasta cierto punto, pueden servir directamente para reducir la pobreza. Estas transferencias incluyen: beneficios relacionados con la familia; subsidios de vivienda; beneficios de desempleado; jubilaciones y asistencia social. A pesar de esta diversidad, estas transferencias desempeñan un papel significativo en la reducción de la pobreza. Al comparar la tasa de riesgo de pobreza antes de las transferencias sociales (todos) en los países socios del proyecto, con la tasa tras su recepción es evidente la influencia que tienen en la reducción del riesgo de pobreza (Cuadro 1, Gráfico 1). En función del país, las transferencias reducen estas cifras en un 5,5% (Rumanía e Italia) e incluso un 10,4% (los Países Bajos).

Tabla 1. Riesgo de tasa de pobreza, antes y después de las transferencias sociales

País de residencia Antes de las subvenciones sociales Después de las subvenciones sociales
En total Menores de 18 años. En total Menores de 18 años.
Estonia 25,4 27,5 18,5 18,1
España 30,0 38,0 20,4 27,5
Países Bajos 20,8 23,9 10,4 12,6
Polonia 23,0 29,9 17,1 23,2
Rumanía 27,8 40,0 22,3 32,1
Italia 24,6 33,6 19,1 24,8

Source: own work based on: EUROSTAT, data for 2013 (http://ec.europa.eu/eurostat/data/database)

Gráfico 1. Comparación de los indicadores de riesgo de tasa de pobreza, antes y después de las subvenciones sociales en total en los hogares

 

Fuente: elaboración propia basada en: EUROSTAT datos para el año 2013 (http://ec.europa.eu/eurostat/data/database)

Source:

[1] http://stat.gov.pl/metainformacje/slownik-pojec/definicje-pojec/3202,pojecie.html